¡Hola!

Recientemente he visto la última parte de la trilogía “precuela” de El planeta de los simios, que empezaba con El origen del planeta de los simios (2011), seguía con El amanecer del planeta de los simios (2014) y acaba con esta última entrega estrenada este verano, La guerra del planeta de los simios.

Si bien por el título, se esperaba que la acción fuera el punto fuerte de esta película y así ha sido. Para más señas, la película empieza con una escena de acción pura y dura.

La historia se centra un par de años después de la cinta anterior.

Los simios siguen luchando por quedarse en el bosque, repeliendo ataques de soldados humanos. Éstos, ahora bajo las órdenes de un misterioso Coronel (Woody Harrelson) se acercan cada vez más a su hogar, forzándolos a defenderse.

Y esto es algo que deja claro César (Andy Serkis), el carismático líder de los simios. Ellos sólo quieren vivir en paz en el bosque. Y defenderán ese derecho a vivir en paz.

En la anterior cinta veíamos una facción más agresiva de los simios, liderados por Koba, un simio con un inmenso odio hacia los humanos.

Pues en esta cinta veremos la lucha interna de César, siempre apostando por una convivencia pacífica con los humanos. Pero ahora se debate entre esta lucha pacífica y las ansias de venganza que siente hacia el malvado Coronel.

Además, esta cinta casi da pie a la película original de Charlton Heston, El planeta de los simios, de 1968. La cual, si no habéis visto, os recomiendo muchísimo que la veáis, ya que es todo un clásico de la ciencia ficción.

Los que hemos visto esta cinta del 68 nos preguntábamos cómo los humanos llegaron a ese estado en el que no podían hablar y eran poco más que ganado frente a los simios, que habían evolucionado enormemente.

Pues en La guerra del planeta de los simios se nos muestra cómo los humanos llegan a ese estado y nos da a entender ese cambio de poder que va a ocurrir en el futuro, colocando a los simios a la cabeza de la pirámide evolutiva.

Desde el minuto uno sabes que te vas a posicionar del lado de los simios sin ninguna duda. Y es algo que se podría haber trabajado más. Es más interesante unos personajes grises, con profundidad y que te hagan cuestionar la guerra, donde quizá no haya ningún bando con el que estés de acuerdo al 100%. Pero en esta cinta, inevitablemente muestran cómo los simios son leales, valientes, inteligentes, compasivos…Y nos muestran que los humanos no tenemos ni misericordia, ni inteligencia…

Estaba claro que lo que se pretendía era llegar a la acción.

En cuanto a las interpretaciones, cabe destacar sin ninguna duda al César de Andy Serkis, dotado de una gran expresividad y profundidad. Puede que sea generado por ordenador, pero sus gestos y sus ojos son los de Serkis y merecen reconocimiento sin lugar a dudas.

Woody Harrelson no me gustó demasiado como Coronel. Ni aun conociendo las motivaciones de su personaje para ser tan cruel, no me terminó de convencer su interpretación, demasiado exagerada.

Esos son los dos puntos fuertes de la película: César y el Coronel. Cabe también mencionar a la pequeña humana que los simios encuentran por el camino y a Maurice y a Rocket, inseparables compañeros de César.

Las escenas de acción están muy bien y casi llegando al final es cuando tienen su punto álgido. Sin duda, los que esperaban guerra, la tendrán.

Si sois fans de la saga, seguramente la disfrutaréis. Aunque yo me quedo con el argumento de la primera sobre todo, y después, el de la segunda.

¿La habéis visto? ¿Qué os ha parecido? Dejadme vuestros comentarios.

Anuncios