¡Hola!

Hace muy poco he visto Guardianes de la Galaxia Vol.2 y quería comentaros qué me había parecido.

Si hay una palabra que define bien esta secuela es familia. Y es que los vínculos familiares son el eje de las tramas principales de esta entrega. Tenemos a Peter y su padre, Peter y Yondu, Gamora y Nebula e incluso a Yondu y los Saqueadores.

Aquí profundizamos un poco más en la dinámica de este grupo de héroes, pero quizá le ha faltado un poco más de esa profundidad en algunos de ellos, y no hemos avanzado en algunas tramas.

Pero el resultado global me ha gustado bastante.

Si no queréis saber qué ocurre en esta película, no sigáis leyendo…

Comenzamos la película con los Guardianes en plena acción. Ya sabemos que es un equipo bien conformado y se dedican a prestar sus servicios por un módico precio a cada civilización que les contrate.

En este caso, los Soberanos son los que contratan a los Guardianes para proteger unas misteriosas baterías. Pero tras un incidente con Rocket (el mapache) perseguirán a los Guardianes por prácticamente toda la Galaxia.

Por otro lado Peter Quill (Chris Pratt) es encontrado por su padre, el misterioso Ego (Kurt Russell) quien le invita a su propio planeta para conocerle mejor.

Russell cumple, pero en esta entrega no vemos que Quill brille especialmente, porque no vemos ese reencuentro con su padre demasiado creíble. Por algo será…basta con seguir viendo la cinta para darnos cuenta de lo que nos chirría…

Por otro lado, Gamora (Zoe Saldana) tiene su particular némesis: Nebula (Karen Gillan), quien echa la culpa a Gamora por no defenderla ante Thanos, el padre de ambas. Vemos cómo este personaje está hecho de “remiendos” o partes cibernéticas, que formaban parte de los castigos del severo Thanos y el odio que siente hacia su propio padre creo que será algo muy explotable en el futuro.

En cuanto al dúo Gamora/Quill y su química inconfesable, sigue ahí, en inconfesable. No pasa absolutamente nada en su dinámica, dejándonos con un sabor agridulce. Podrían confesarse o darse un besito, digo yo…

Rocket tiene también una evolución en esta película, donde reflexiona sobre su carácter chulesco y malhablado, de cómo puede alejar a la gente que al fin y al cabo forma su “familia”.

Drax (Dave Bautista) tiene su rinconcito en la película, pues traba amistad con Mantis (Pom Klementieff) y aporta ciertas dosis de humor a la cinta.

Conocemos un poco más de Yondu (Michael Rooker) que fue quien crió a Peter Quill tras abducirle de la Tierra y le introdujo en los Saqueadores. Un gran personaje que ha sabido a poco en esta entrega. Y ha aprovechado cada segundo que ha estado en pantalla. Y eso, gracias a Rooker.

Pero el protagonista indiscutible de la cinta no es Peter Quill, ni Gamora, ni Rocket. Es el pequeño Groot. Y es que este pequeño esqueje del gran Groot de la cinta anterior se lleva de calle la película. Basta que aparezca en pantalla para que capte toda nuestra atención. Aporta la gran parte del humor de la cinta y nos enternece, a partes iguales.

En cuanto a cameos tenemos uno importante, el de Sylvester Stallone como Stakar Ogord, líder de los Saqueadores. Cumple en su papel de líder rígido e inflexible. Esperamos volverle a ver por ahi… Stan Lee como siempre tiene sus segundos de cameo y también un clásico ochentero que no revelaré…

Un protagonista indiscutible de la cinta es la música. Y es que nada más salir del cine, pondréis la banda sonora de esta cinta en un bucle infinito. Nada mejor que esos clásicos atemporales para aportar a la película de un sonido propio. Ya funcionó en la primera y con esta repite fórmula, siendo también muy efectiva.

Si esperáis escena post-créditos…¡hay 5! Destacar la escena de Groot adolescente, jugando a videojuegos y hartando a Peter Quill al no recoger su habitación (muy típico adolescente) y la escena final, con los Soberanos creando al misterioso “Adam”.

Muchos apuntan a que este Adam es Adam Warlock, también del Universo Marvel. Sólo el tiempo dirá…

En resumen, id a ver esta película para pasar un rato divertido, con buenos efectos especiales y buenísima música.

¡Hasta pronto!

Anuncios