¡Hola!

Como broche final del año, nada mejor que acabarlo con Star Wars.

Y es que tenía ganas de ver Rogue One, la última película del universo de George Lucas, pero se ha hecho de rogar.

Por fin la he visto y puedo dejaros mi opinión sobre ella.

Advertiré antes de decir nada que pueda considerarse spoiler, así que no os preocupéis.

Lo primero de todo, que he de decir, es que en general me ha gustado bastante. Como spin-off está muy conseguido y capta muy bien el espíritu Star Wars, algo que no se veía tanto en la nueva trilogía (episodios I, II y III).

Al ser un spin-off no es necesario haberse visto las siete películas anteriores para entenderla. Así que cualquiera que piense que hay que ser un fan absoluto de Star Wars para entenderla, que no se asuste. Puede verla y disfrutarla como cualquier fan acérrimo. Claro que los fans apreciarán algunas escenas más que otros…

Bien, este episodio se sitúa después del episodio III (La venganza de los Sith) y justo antes del IV (Una nueva esperanza).

¿De qué va la historia? Pues el Imperio gobierna toda la galaxia, al mando del temido Emperador y su más leal siervo, Darth Vader. Lo último: están construyendo un arma capaz de destruir planetas enteros (La Estrella de la Muerte). Los rebeldes que se oponen al Imperio tienen una posibilidad: alguien les ha enviado información sobre cómo destruir dicha arma. Pero para ello, será necesario robar los planos del arma.

rogue1jpg-jpeg

En líneas generales, ésta es la trama principal. En cuanto a actores, el peso recae sobre Felicity Jones y Diego Luna, que interpretan a Jyn Erso y a Cassian Andor.

La primera es la hija del ingeniero que construyó la propia Estrella de la Muerte. Este hombre, interpretado por Mads Mikkelsen y que llena la pantalla cada vez que aparece, aportará luz a la resistencia rebelde. Y es un personaje muy interesante, ya que se ve obligado a servir al Imperio, dejando atrás su vida con su mujer y su hija.

Jyn es un personaje fuerte, que no ha tenido una vida fácil y es de armas tomar. Es decidida y está dispuesta a tomar las riendas de la situación. Vemos a un personaje sensible en lo relacionado a su padre y fuerte cuando la situación lo requiere. Felicity le aporta ese matiz y en mi opinión ha sabido transmitirle fuerza al personaje.

rogue-one-a-star-wars-story-official-teaser-trailer-mp4_-00_01_29_22-still003-1200x675

Cassian es el personaje que más evolución ha tenido en la película. Si lo vemos al principio como un hombre dispuesto a llevar a cabo su misión sin cuestionamientos, al final vemos que piensa más allá de un soldado y puede ver a los que le rodean de otra manera, estableciendo con ellos un vínculo más de hermanos y amigos que de compañeros de lucha. En ese sentido, también me ha gustado la interpretación de Diego Luna.

star-wars-rogue-one-captain-cassian-andor

El androide K-2SO es el que aporta el tono de humor de la saga, con algunas situaciones y contestaciones que nos hacen ver su personalidad.

636122342872235992-rogue-one

Luego está el villano, Krennic, que supervisa la construcción de la Estrella de la Muerte y pondrá las cosas difíciles a nuestros protagonistas. Cumple bastante bien su función, aunque bueno, teniendo a Vader por ahí, digo yo que podrían haberle dado más protagonismo a Vader…

c35jkzpremmrgsq8wdl7

Y por último, ya en un segundo plano, están:

  • Bodhi, el piloto imperial renegado.
  • Chirrut Imwe, un hombre místico que insiste en el poder de la Fuerza.
  • Baze Malbus, inseparable compañero de Chirrut, con el que lucha codo con codo.

chirrut-imwe-will-be-amazing-on-rogue-one

rogue-one1

El personaje de Forest Whitaker, Saw Herrera, es anecdótico, con lo cual tampoco podemos verle mucho en pantalla.

Y os preguntaréis ¿y Darth Vader? Pues aparece y vemos un par de cosas interesantes de él que no habíamos visto antes. Pero no tiene un papel relevante en la trama. Eso sí, al final tenemos Vader en estado puro…

En cuanto a los efectos especiales son muy buenos, sobre todo al final, que nos brinda una batalla digna de la saga original. Viéndola sí me recordó al episodio VI (la batalla sobre Endor).

Hay un par de personajes por ordenador que son demasiado evidentes. No voy a decir quiénes son, pero cuando las veáis, lo sabréis. Se nota demasiado la intervención del ordenador y carecen de realismo…

Por cierto, al principio de la película nos vamos moviendo a distintos planetas y aunque al principio es bastante apabullante, sí que saben reflejar las diferentes características entre ellos y hacerlos atrayentes (por obra y gracia del ordenador). Y eso se agradece.

Y mención aparte para el vestuario. Da la sensación de que los estilismos son muy de los 70 (que enlazarían muy bien con los vistos en el episodio IV) y es justamente lo que gusta de ello, que mantiene la coherencia con la saga original.

Por lo demás, el entretenimiento está asegurado. Así que si sois fans de Star Wars y del espíritu de la saga original, no os perdáis Rogue One.

¿La habéis visto? ¿Qué os ha parecido?

¡Hasta pronto! Nos volveremos a ver ya en 2017…

PD: Un par de detalles, que sí son spoilers, así que no leáis a partir de aquí:

Me ha gustado mucho la escena de la explosión del planeta Scarif a manos de la Estrella de la Muerte y cómo los protagonistas conocen su destino y lo aceptan. Por eso no es una película donde todo acaba bien y tienen todos un final feliz. Y más, después de un determinado momento, es más que evidente el fatal desenlace. Es una película real, que muestra lo que es una guerra, como requiere la historia.

Y se me olvidaba otra explosión, la del planeta Jedha. Sin palabras…

También me ha gustado cómo se relaciona directamente con el episodio IV, cómo Leia se hace cargo de los mapas y se dispondrá a introducirlos en R2-D2 para dar lugar a la historia que todos conocemos…

Me ha gustado también la aparición de Bail Organa, padre adoptivo de Leia, diciendo que le confiaría la misión de encontrar a “cierto caballero Jedi retirado del mundo” a la persona a la que le confiaría su propia vida (su propia hija, Leia). Y la aparición fugaz de R2-D2 y C3-PO en la base de la Alianza Rebelde.