¡Hola!

Este ha sido un fin de semana cinéfilo. Y es que he podido ver tanto Warcraft: el origen como Alicia a través del espejo. Dos películas de muy distinta temática pero que he disfrutado bastante.

warcraft_el_origen_45127

Para empezar, Warcraft: el origen está basada en el famoso juego World of Warcraft, al que han jugado millones de personas en todo el mundo.

Yo no conocía el juego, ni los personajes. pero he de decir que me ha gustado mucho la película. Supongo que quienes conozcan el mundo de Azeroth y su historia lo habrán disfrutado mucho más, seguramente. O puede que le hayan visto más pegas.

Lo cierto es que es una película recomendable para disfrutarla sobre todo en el cine, dados sus efectos especiales. Hay de todo: nuevas razas, caballeros de armadura y código de honor inquebrantable, guerreros, magia, portales interdimensionales…

Travis Fimmel cumple bien su papel de Lothar, aunque comparte protagonismo con el joven mago Khadgar (interpretado por Ben Schnetzer. Es el joven mago quien nos brinda los momentos cómicos de la película y consigue enganchar al espectador. Menos me han gustado Paula Patton en su papel de Garona y Dominic Cooper como rey Llane Wryn. Ben Foster, como el Guardián, cumple también su función, adentrándonos con él en los entresijos de la magia.

Mención aparte los efectos especiales, como los portales o los orcos, que cobran vida con un detalle y un realismo brutales.

Si queréis pasar un buen rato con aventuras medievales, magia y batallas espectaculares, esta es vuestra película.

alicia a traves del espejo

Con Alicia a través del espejo me pasa también algo parecido. Poco importaba el argumento. Lo que deseaba era ver otra vez el despliegue visual que nos gustó tanto en la primera película de Alicia, de Tim Burton.

Esta vez, sí se nota más que Tim Burton no coge las riendas de la película. Y es Alicia…pero no lo es del todo. No notamos la atmósfera Burton. Aun así, es una película que hará las delicias de todos, por volver a ver al Sombrerero Loco (Johnny Depp), a las reinas, la blanca (Anne Hathaway) y la roja (Helena Bonham Carter) y al nuevo personaje, el Tiempo (Sasha Baron Cohen). El peso de la película recae nuevamente en Mia Wasikowska y en el Sombrerero, aunque más en ella, quedando muy solventes ambos.

En esta película conocemos algo más del pasado de los personajes y veremos a una Alicia más intrépida que nunca, que ha aceptado su papel y quiere ser una mujer independiente. Por ello es muy recomendable, por el mensaje que transmite, una protagonista femenina fuerte y con las ideas claras.

Si bien el argumento quizá es flojo, pronto lo olvidamos con el imaginario que se nos presenta, y por todos los efectos especiales que vemos.

Así que la recomiendo si se quiere pasar una tarde divertida en familia.